En Nacimiento de Venus en la puerta de casa.

Aún recuerdo cuando aún en el instituto estudiábamos historia del arte y llegábamos a este maravilloso cuadro de Botticelli, el Nacimiento de Venus.

Este vinilo, concretamente, es la parte de la representación del rostro de la diosa Venus que en el cuadro nade de la espuma del mar y está apoyada en una concha marina. El ideal de belleza femenino representado en todo su esplendor, un ideal que dista mucho del actual.

En Nacimiento de Venus en la puerta de casa.

La larga melena al viento de la protagonista llama la atención desde el principio, al igual que su desnudez. Precisamente por haberse escogido esta parte del cuadro para plasmarla en el vinilo creo que el lugar ideal para colocarlo sería nuestra entrada o hall. Ni más ni menos que porque recuerda a un espejo, los típicos espejos que se colocan en las entradas de las casas. En este caso no veremos nuestro rostro reflejado sino el de la mismísima diosa del amor representado un una exquisita sencillez que nos presenta la belleza pura y femenina.

En una casa donde la mayoría sean mujeres, si son adolescentes más aún, colocar este vinilo ya informa de muchas cosas. Además a esas adolescentes rebeldes talvez conocer la mitología a través del cuadro les ayude a despertar inquietudes.

Tags:



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver a arriba ↑
  • 25% en toda la web