Un trampantojo para viajar barato

La decoración de tu casa puede llevarte a tu lugar ideal

Seguro que hay muchas cosas que te gustaría tener si fueras milllonaria. Y fijo que la mansión es una de las primeras que te comprarías. Sólo un pequeño detalle te separa de ese objetivo: unos pocos millones de euros. Quizás algún día el dinero que tienes en el banco de tus sueños sirva para pagar en las tiendas reales pero hasta que llegue ese momento hay que buscar una solución, un espejismo, una manera barata de crear la sensación de vivir en una palacio. Bien, pues en esta entrada vas a encontrar la solución: vinilos decorativos que muestren un trampantojo de tu lugar ideal.

Una buena opción es sustituir tu pared por unas vistas a la enooooooorme piscina de tu casa de lujo. Puedes imaginarte que te das un baño en un entorno paradisíaco con palmeras o en un centro de spa. De día o de noche. Aunque bueno, bien pensado, por qué conformarse con una piscina artificial pudiendo tener un balcón al mar. Y ya que te pones uno en primerísima línea de playa.

Vinilo decorativo con la imagen de un trampantojo que muestra una playa paradisíaca.

 

Con un trampantojo de este tipo podrás imaginarte recién levantada, apoyada en la barandilla y sujetando en la mano tu zumo natural de mango recién elaborado por el personal de servicio, mientras notas en la cara la suave brisa de la mañana. La agenda de ese día ideal seguiría con un masaje, un tratamiento facial rejuvenecedor y una sesión de playa, para mantener tu moreno en un discreto y favorecedor tono bronce. Por la tarde dormirías una minisiesta en una comodísima tumbona y después saldrías de compras por las tiendas más chic, porque, cómo no, por la noche te esperaría una fiesta en el sitio de copas más exclusivo de la zona. Y en fin, ya se sabe que a esas ocasiones hay que llevar un modelito que esté a la altura.

Aunque es cierto que no todos tenemos el mismo sitio preferido. Hay quien en sus sueños duerme en una acogedora y cálida casita a los pies de unas montañas nevadas. Y por eso su día ideal empieza con un chocolate caliente y unos sabrosísimos dulces que le aporten las millones de calorías que va a gastar en la sesión de esquí que le espera. Cuando termina se sienta al lado de la chimenea a descansar y a contar historias y su cena favorita son las patatas asadas en ese fuego.

También hay otras opciones, claro. Tu trampantojo puede tener vistas a un prado con flores, a la Torre de Pisa, a un lago o incluso al desierto en la hora mágica del atardecer. Los destinos los ponen los vinilos de Teleadhesivo. La imaginación la pones tú.

Tags:



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver a arriba ↑
  • 25% en toda la web