La música es mi vida

Tienes un adolescente en casa y ha pasado de compartir ratos familiares y tardes de zoo con vosotros a encerrarse en su habitación y escuchar música todo el día. No se quita los auriculares y vive pegado al ordenador.

Cuando se lo ha recriminado te dice que su cuarto es su espacio y que “la música es su vida”.

Bien pues debes saber que esto forma parte del proceso, la reivindicación de su intimidad y su pequeña parcela en casa; y sí, debes respetarlo.

La música es mi vida

Lo de que la música sea su vida, quizá es pronto para saberlo, tal vez mañana sea el mejor productor de música del país o simplemente sea una época: tiene un grupo favorito que no deja de escuchar o acaba de enamorarse y solo quiere escuchar canciones románticas.

 

Frente a esto tampoco puedes hacer mucho, tal vez tomártelo con humor y hacerle ver que no eres un enemigo sino un compañero de viaje. Para hacerlo tampoco es necesario que le eches una “charla” en la que a los 5 minutos ya no escucha. Regálale este vinilo para su cuarto y con él ya sabrás que lo respetas y entiendes su afición. Sabes que para él es importante y no harás burla ni criticarás.

Tags:



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver a arriba ↑
  • 25% en toda la web